Descripción de la muerte del nogal en Patagonia Norte

Imprimir

20180312 185855 chica

 

ARTICULO EN PRENSA

Autores:

Jorge Ariel Marfetan1, Diana Fernandez2, María Laura Velez1.

1-CIEFAP-CONICET

2-Agencia De Extensión Rural Valle Medio, INTA

 

Los frutos secos, y la nuez en particular, están adquiriendo una importancia creciente en Argentina y en el mundo, y su producción y consumo han aumentado en la última década. En producción, el Norte Patagónico ha tenido un gran crecimiento pero, como en todo sistema productivo, existen daños y pérdidas debido al impacto que causan los patógenos y las enfermedades. Dentro de las enfermedades de los cultivos patagónicos, una de los más importantes es la llamada “mal de la tinta”, o “muerte del nogal”, causada por patógenos del suelo. En Patagonia, la combinación del sistema de riego por inundación y los pies de injerto utilizados hacen que la enfermedad esté ampliamente distribuida, causando grandes daños sanitarios y productivos. Dado el impacto de esta enfermedad, en 2016 el Cluster de Frutos Secos de la Norpatagonia se contactó con el grupo de trabajo del CIEFAP a fin de comenzar, en colaboración con la Agencia de Extensión Rural Valle Medio del INTA, una investigación basada en la muerte del nogal. Como primer objetivo se planteó el aislamiento y la identificación de los patógenos causantes de la enfermedad a fin de caracterizar correctamente la patología, y poder realizar sugerencias y planes de control, como así también, y en base a los resultados obtenidos, poder desarrollar en el mediano plazo alternativas novedosas para el control de la enfermedad.

Con estos objetivos, durante marzo de 2017 y marzo de 2018 se realizaron muestreos y en 7 de los 9 sitios muestreados (Fig 1) Se observaron árboles sintomáticos y presencia de especies patogénicas de Phytophthora y/o Phytopythium en su tejido (además presentes en suelo y agua de riego). Estos árboles mostraron síntomas típicos como amarillamiento y reducción del tamaño de las hojas, ramas que perdían las hojas luego de la producción del fruto y árboles que morían en pie luego de desarrollar la fruta (Fig. 2). Al remover la corteza y examinar el tejido en el fuste del pie de injerto, se observó una lesión necrótica de color chocolate que se volvía de color canela en los márgenes más activos y más hacia dentro del fuste. En base a los datos recolectados y a la información brindada por los productores se estimó que esta enfermedad afecta anualmente entre el 0.5 % y el 3% de los montes. También se observó que esta enfermedad se da en manchones (grupos de árboles cercanos), y en especial en los suelos de drenaje pobre o fácilmente anegables. Este dato es alarmante, ya que implica una pérdida constante y obliga a un recambio permanente de plantas en edad productiva por plantas jóvenes. 

A partir de las muestras tomadas se descubrió que no solo las especies del género Phytophthora fueron patogénicas en el nogal, sino que especies de Phytopythium también fueron patogénicas sobre J. hindsii, uno de los pies de injerto más utilizados en la zona. En este trabajo se concluyó que Phytophthora litoralis y Phytopythium vexans fueron los patógenos más agresivos, habiendo otras especies también patogénicas pero menos agresivas. 

A partir de este trabajo, y de experiencias anteriores del INTA, se recomienda a los productores una lista de pautas a fin de minimizar el impacto de la enfermedad. 

  1. Correcto manejo del agua de riego. Los riegos deben darse en tiempo y forma, el agua no debe quedar estancada y el suelo no debe quedar extremadamente seco entre períodos de riego ya que, al secarse e hidratarse bruscamente la raíz puede sufrir lesiones, siendo éstas vías de entrada para Phytophthora y Phytopythium.
  2. Erradicar y quemar las plantas jóvenes infectadas. Antes de replantar es conveniente solarizar el pozo y realizar una quema dentro del mismo.
  3. Antes de la plantación sumergir las raíces unos minutos (10 - 15) en una solución de mancozeb y agua (200g/hl); también puede ser metalaxil (200g/hl), oxicloruro de cobre (200g-300g/hl) o fosetil alumino (200g/hl). Luego plantar inmediatamente.
  4. Infecciones en plantas adultas. Realizar una aplicación con fosetil-aluminio (250g/hl) a todo el nocedal y repetir a los 20 – 30 días (noviembre – diciembre) como tratamiento preventivo. Paralelamente, tratar las plantas afectadas con metalaxil más mancozeb (250-300g/hl) para evitar resistencia; algunas formulaciones tienen ambos principios activos. Metodología: raspar levemente el tronco donde está el cancro (si hay, si no hacer una olla y descubrir algo de raíces). Aplicar una solución de aproximadamente 10 litros por planta. Se deberán realizar dos aplicaciones entre octubre y diciembre y repetir el procedimiento en otoño antes de las heladas. 
  5. En producciones orgánicas se debe raspar el tronco y aplicar pasta bordelesa.

 

En los meses siguientes se evaluará el efecto de diversos agentes de biocontrol (hongos y bacterias) sobre las especies patogénicas aisladas en los sitios muestreados, y se realizará una formulación que pueda aplicarse sobre plantines de nogal. Con esta formulación se realizarán ensayos de laboratorio y vivero para evaluar su posible aplicación en condiciones de campo. 

 

Figura 1: Sitios muestreados en la zona de valle medio